AGUS Y LOS MONSTRUOS NOCHE DEL DR. BROT JAUME COPONS & LILIANA FORTUNY


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "AGUS Y LOS MONSTRUOS NOCHE DEL DR. BROT JAUME COPONS & LILIANA FORTUNY"

Transcripción

1 AGUS Y LOS MONSTRUOS LA NOCHE DEL DR. BROT JAUME COPONS & LILIANA FORTUNY

2 1 TRANQUILIDAD TOTAL, O NO

3 A veces se agradece un poco de tranquilidad. O, como mínimo, esto es lo que pensé aquel sábado por la tarde. Mis padres veían una película aburridísima y yo me dedicaba a mirar por la ventana. Había quedado con Lidia para que me ayudara con unos deberes de matemáticas, pero mientras esperaba que llegara la hora, disfrutaba de aquella calma.

4 Y, de repente, toda aquella tranquilidad se esfumó. Oí unos gritos histéricos de Nap, que incansablemente cruzaba el parque pidiendo socorro. Pensé que el Dr. Brot se había enfadado con él o que había pasado cualquier otra tontería. Socorro, socorro...! En conclusión: Socooooooooooorro!

5 Cuando dejé de oír gritos, agarré la bolsa de los monstruos y la de los libros, porque nunca se sabe, y, cuando ya estaba a punto de entrar en casa de Lidia, otra vez me pareció oír a Nap. O mejor dicho, eso es lo que le pareció al padre de Lidia cuando me abrió la puerta. Pero no, el padre de Lidia no se había confundido. Nap seguía gritando y corriendo por el parque como si se hubiera vuelto loco. Socorrooooo!!! Socorro? Has dicho «socorro»? No. Solo he dicho «hola». Nap está peor que nunca! Sí, lleva mucho rato corriendo y gritando! Quizá realmente tenga problemas. Ah, hola majo! Siempre cargado de muñecos y libros! Este chaval es un caso! Yo creo que alguien que grita «socorro» sin parar posiblemente necesita que alguien le ayude. Sí, parece bastante lógico! 12 13

6 Aunque era frecuente que oyéramos gritos entre el Dr. Brot y Nap, aquello era diferente. Esta vez solo gritaba Nap, y parecía desesperado. Por eso decidimos bajar al parque para ver qué estaba pasando. Ahora vais al parque? Lidia no tenía que ayudarte con los deberes de mates? Cuando conseguimos llegar al parque, nos pusimos a buscar a Nap, pero pese a todo el escándalo que había organizado, no lo encontramos. A ver si era un truco para hacernos bajar al parque... Es que eran tan fáciles que al final los he hecho yo solo! Sí Las matemáticas no tienen secretos para él! Ya me extrañaba que me hubiera pedido ayuda! Quizás ya ha encontrado ayuda... Pues, ya que estamos aquí, podríamos tumbarnos en la hierba! 14 15

7 Nos tumbamos en la hierba bajo la sombra de un árbol y, cuando metí la mano en la bolsa de los libros, saqué uno de los que nos había prestado Emma. Era un libro inmenso: Las canciones de Bob Dylan. Es maravilloso! Escuchad, escuchad lo que dice Dylan... Yo sigo sin ver claro que le dieran el Nobel de literatura. No seas rancia! La contribución de Dylan a la literatura está fuera de toda duda. Si viajas al país del norte, donde el viento azota la frontera, dale recuerdos a una chica de allí. Hace tiempo que la conocí. Claro!, por eso Emma me puso el libro en la bolsa, porque Bob Dylan acababa de recibir el Nobel. Si llegas entre tempestades, cuando el río se hiela y el verano se va, mira si lleva un buen jersey que la abrigue de los aullidos del viento. Pero solo hacía canciones, no? Y qué? Los trovadores hacían canciones y, que se sepa, la poesía trovadoresca es poesía, verdad? Es poesía sí o no? 16

8 Pero no pudimos leer demasiadas canciones de Bob Dylan. Nos tuvimos que levantar porque la Dra. Veter, que intentaba comunicarse con una de las ardillas del parque, encontró algo. Eh, venid aquí! Si no me equivoco

9 Resultó que la Dra. Veter había encontrado a Nap, que estaba tirado en el suelo llorando y balbuceando desesperadamente. Y resultó que el problema no era qué pasaba con el Doctor, sino qué le pasaba al Doctor. Y no fue fácil entender lo que Nap nos quería contar. Levanta, Nap! Nap, estás bien? Nap, qué te pasa? El Doctor... El Dr. Brot... Yo le dije: «Doctor, no se relacione con ellos.» Pero él ni caso. Y entonces se encontró con ellos Y él estaba muy contento, y ellos también. Pero entonces le encontraron husmeando en el ordenador de la nave... Nap, no se entiende nada de lo que dices! Quieres hacer el favor de calmarte? Qué pasa con el Dr. Brot? Tranquilo, Nap! Tranquilo, Nap! Necesitamos que nos expliques bien lo que ha pasado! Primero una cosa y luego otra... 21

Sitemap